27 octubre 2013

II Máximas de la Vida Pueblerina




1.- Cuando tus hij@s empiezan a dejar comida en un platito para esa lauchita que  visita tu casa asiduamente,  estás en problemas.

2.- Vivir en el campo no es lo mismo que ser  dueñ@ del campo.

3.- El bien y el mal son construcciones culturales. Por ejemplo: usar las golosinas como  recurso pedagógico puede ser algo normal y hasta buena onda en el campo, mientras que  en la ciudad la misma acción es un atentado a los dientes, la nutrición y los buenos hábitos de los niñit@s.
 
4.- La paz es del campo. Difícil que se traslade a vos, sobre todo si estás con un acelere interno similar al de un piloto de fórmula uno.

5.- La  niebla no es un invento londinense o, si lo es, los viles colonialistas acabaron por encajárnosla a nosotr@s.

6.- A medida que te alejás de la ciudad de Buenos Aires la escuela pública, laica y gratuita sigue siendo pública y gratuita, pero comienza a llenarse de cruces, bergoglios  y cosas por el estilo.

7.- La primavera tiene más onda que el invierno.

8.- Si no sabés qué hizo tu pareja ayer, qué comieron tus hijos hace dos días, por qué lloraba tu perro anoche o cuando te vino la última menstruación preguntale a tu vecino, al almacenero o simplemente a alguien que pase por la calle. Seguramente ellos tendrán la respuesta.

9.- Aunque no lo creas, la lechuga tiene raíz.

10.- La cantidad de milímetros caídos un día de lluvia puede ser causa de debate, discusiones, pugilato seguido de muerte y/o  guerra civil.

11.- Ser feminista en un pueblo chico de la provincia de Buenos Aires es un 20% más improbable que ser  gay y manifestarlo, un 50 % más difícil que encontrar un partidari@ de Bin Laden,  un 80% más complicado que andar con taco aguja en el barro y puede parecerle  al resto de la población, un  120% más al pedo que no comer carne. Sin embargo, el porcentaje de mujeres maltratadas es el mismo, o aún mayor, que en las grandes ciudades del país.

No hay comentarios: